Enfermedades del colon e intestino
Gastroenterología UC
Injerto versus huesped gastrointestinal
Doctores Manuel Alvarez, Juan Francisco Miquel y Patricio Ibáñez

DEPARTAMENTO DE GASTROENTEROLOGIA
FACULTAD DE MEDICINA
Pontificia Universidad Católica de Chile

 

¿Qué es la enfermedad injerto versus huesped gastrointestinal?

La enfermedad injerto versus huésped, o también denominada GVH (Graft-versus-Host), corresponde a una condición que aparece en aquellos pacientes que han sido sometidos a un transplante de médula ósea (TMO). Entre un 20 y un 80% de los pacientes post TMO pueden desarrollar esta complicación y es la principal causa de morbilidad y mortalidad posterior al TMO.

¿Qué órganos afecta el GVH?

El GVH puede afectar cualquier órgano pero los más frecuentemente comprometidos son el sistema gastrointestinal, la piel y el hígado.

¿Cual es la causa de esta enfermedad?

Aunque su causa es desconocida la principal hipótesis del GVH sugiere que las células inmunes que conlleva el injerto reaccionaría contra los tejidos del individuo que recibe el TMO (huésped) al ser reconocidos como extraños.
Entre los factores de riesgo identificados para el desarrollo de una enfermedad injerto versus huésped se encuentran los siguientes:

  • Disparidad inmunológica entre donante y huésped
  • Donante y huésped sin parentesco
  • Disparidad de sexo
  • Número de hijos del donante
  • Edad del receptor
  • Quimioterapia previa al TMO
  • Profilaxis incompleta
  • Fuente de células del injerto
  • Genes: NOD2/CARD15

¿En que momento puede comenzar una enfermedad de injerto versus huésped?

Un GVH puede iniciarse en cualquier momento post transplante, sin embargo, este se inicia habitualmente posterior al día 21 post TMO y puede afectar el sistema gastrointestinal, la piel e hígado. Cuando el cuadro se presenta en los primeros 100 días, se clasifican como GVH agudo y cuando se presenta posterior al día 100 post TMO se clasifica como GVH crónico.

¿Cuáles son los síntomas del GVH intestinal?

Las molestias gastrointestinales son muy comunes después de un TMO, las que pueden deberse a variadas causas y no necesariamente indican la existencia de un GVH gastrointestinal. Los síntomas de un GVH gastrointestinal son inespecíficos e incluyen anorexia, nauseas, molestia en la parte alta del abdomen, intolerancia alimentaria, vómitos, diarrea acuosa frecuentemente verdosa, dolor abdominal periumbilical, con exacerbaciones cólicas y hemorragia gastrointestinal.

Los síntomas digestivos pueden ser la única manifestación de una enfermedad de injerto versus huésped. Sin embargo, el GVH agudo se presentan en paralelo con la afectación de piel (eritema con descamación que afecta cualquier parte del organismo pero en especial con compromiso de cara y región palmo plantar) e hígado (alteraciones de los exámenes del hígado).

¿Existen enfermedades que pueden simular un GVH?

Sí, los principales diagnósticos diferenciales son la de infecciones gastrointestinales entre las que están las infecciones oportunistas, toxicidad secundaria a quimioterapia o radiación, efectos laterales secundario a fármacos o enfermedad péptica.

¿Cómo se diagnostica una enfermedad injerto versus huésped?

Debido a la inespecificidad de los síntomas, el estudio endoscópico y biópsico es fundamental en el diagnóstico del GVH. Los rasgos endoscópicos que sugieren la presencia de un GVH intestinal es la presencia de una inflamación intestinal. Aunque cualquier parte del tubo digestivo puede estar comprometida, los sitios mayormente afectados son el antro gástrico, duodeno, íleon y recto.

El principal marcador en la biopsia de un GVH es la presencia de apoptosis (muerte) de las células epiteliales. El estudio biópsico permite descartar otras infecciones intestinales que pueden simular un GVH intestinal.

¿Qué medidas se pueden tomar para prevenir o tratar un GVH?

En todo paciente que se somete a un TMO se adoptan medidas tendientes a prevenir el desarrollo de GVH. El esquema profiláctico habitual incluye la administración de corticoides y ciclosporina. Otros esquemas utilizados son el uso de Metotrexato, Micofenolato, tacrolimus o sirolimus.

Cuando un GVH ya se ha desarrollado, la terapia inicial consiste en la administración de corticoides intravenosos. Se puede adicionar según el esquema otros inmunomoduladores. Existen terapias de rescate, sin embargo, pueden estar asociadas a complicaciones no menores.

 

>Enfermedades
Enfermedades del colon e intestino
Derechos Reservados © 2007- 2013. intestino.cl, colonirritable.cl, colitisulcerosa.cl, crohn.cl
Dr. Juan Francisco Miquel l Dr. Manuel Alvarez l Dr. Patricio Ibáñez l Contacto l Políticas del Sitio